Biografía

Carlos Hank Rhon

Carlos Hank Rhon nació en 1947, en Santiago Tianguistengo, Estado de México. Cuenta con una Licenciatura en Ingeniería Mecánica Eléctrica por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Hijo de Carlos Hank González y María Guadalupe Rhon García, está casado con Graciela González Moreno, con quien tiene tres hijos: Carlos, Graciela y Alejandro.

Una enseñanza para la vida, en una tarjeta

En la formación de toda persona hay momentos clave que determinan el rumbo que tomará su vida; hitos que forjan un carácter y marcan una trayectoria.

Para Carlos Hank Rhon, ese momento ocurrió un sábado soleado, en la adolescencia, luego de comer con su padre. “Me llamó y simplemente me entregó una tarjetita. Tenía un mensaje, que leí para mí, en voz baja: ´Reflexiona, decide y actúa. Hazlo así y nunca alteres este orden, puede ser fatal´. Esa tarjeta marcó mi vida y se convirtió en la piedra de toque de mi filosofía, de mi manera de encarar los retos que enfrentaría más tarde”.

Un hombre con un método

Al concluir la universidad, como cualquier otro joven, Carlos Hank Rhon tenía ante sí distintas oportunidades. Ya era ingeniero y podía tomar el camino de su profesión: “Pero me di cuenta de que mi pasión no era la ingeniería. Más allá de su carrera política, mi padre era un emprendedor y desde chico tuve la oportunidad de conocer cómo funcionaba una empresa, sus retos, sus oportunidades. La vida empresarial me apasiona”.

“Al final de cada año me siento a solas en mi escritorio para evaluar qué objetivos alcancé y fijar aquellos del año venidero”.

Hombre de familia

Pero un hombre no puede ser simplemente empresario. El Ingeniero Hank Rhon es, en esencia, un hombre de familia. “Sin duda, todo lo que he hecho lo he realizado con gusto, porque ser empresario es mi pasión. Pero en el fondo, cuando lo pienso, también lo he hecho por mi familia; dejarles un legado a mis seres queridos, algo de lo que puedan estar orgullosos y que en su momento puedan hacer crecer aún más. Esa ha sido siempre mi ilusión y, a fin de cuentas, el motivo de mis planes, de mi esfuerzo y dedicación al trabajo”.

De su matrimonio con Graciela González Moreno, hija del legendario empresario Roberto González Moreno, fundador de Gruma y de Grupo Financiero Banorte, tiene tres hijos: Carlos, Graciela y Alejandro.

“Formé a mis hijos con principios, enseñándoles la importancia de la familia, el trabajo, ayudándolos a formar el carácter para que fueran personas felices y exitosas. Creo que ésta es la mejor contribución a mi familia”.

La oportunidad para dar el primer paso

 

Un emprendedor vive de las oportunidades que se le presentan, y la manera en que las aprovecha.

En 1952, Grupo Transportes – donde Carlos Hank Rhon tuvo su primer trabajo como operario siendo muy joven -, realizó su primer viaje de Salamanca, Guanajuato a Toluca, Estado de México. Esta empresa es el inicio de Grupo Hermes y tiene más de 50 años de experiencia en el manejo de productos derivados del petróleo. Cuenta con una flotilla de 285 camiones que mueven 570 tanques de acero inoxidable y acero al carbón, con una capacidad de arrastre total de 17 millones de litros.

Grupo Transportes cuenta con una plantilla de 550 trabajadores y en la actualidad, continúa siendo líder en el mercado de transportación de productos e insumos con los mejores índices de productividad, seguridad en su transporte y ofreciendo a los clientes un servicio con eficiencia.

En 1976 se presentó para Carlos Hank Rhon una oportunidad importante en Monterrey. CERREY, ahora parte de Grupo Hermes, es una empresa líder en la producción y desarrollo de equipos para la generación de vapor que pasaba momentos difíciles.

“La empresa había sido fundada en 1961 y estaba en manos de capital estadounidense, pero en 1976 enfrentaba una situación financiera compleja. Estaba prácticamente quebrada”, recuerda el Ingeniero Hank Rhon. “Nos acercamos con una propuesta económica y una estrategia para relanzar la empresa. Aceptaron”.

Desde entonces, la compañía no ha parado de crecer. Durante la primera década, CERREY se concentró en el mercado interno. En 1986, las ventas iniciales al mercado internacional fueron de apenas 1 o 2 millones de dólares, pero continuaron de manera sostenida. En 1990, el 60% de la producción ya se exportaba, gracias al desarrollo de tecnología propia.

“Es un negocio muy cíclico, sujeto a muchos cambios; tenemos que estar listos para los buenos y los malos tiempos. Por eso, desde el principio le apostamos en CERREY a desarrollar nuestra propia tecnología, y hacer alianzas con distintas empresas de prestigio en el sector, como Mitsubishi o Alstom”, dice el Ingeniero.

En 1997, el consorcio formado por la trilogía de AES, Nichimen y Hermes a través de CERREY ganó la licitación para construir las dos unidades de la planta termoeléctrica Mérida III, ubicada en la ciudad Industrial Felipe Carrillo Puerto, localizada en el sudoeste de la ciudad de Mérida, en el estado de Yucatán. La producción anual de energía de la planta se estima en 3,400 GWh.

En 2011, CERREY fue seleccionada para proveer seis generadores de energía al complejo petroquímico más grande del mundo construido en una sola etapa: Sadara Chemical Company, en Arabia Saudita.

En 2014, el consorcio Grupo Hermes – ATCO y la empresa Mitsui firmaron memorandos de entendimiento con PMX Cogeneración S.A.P.I filial de Pemex, para constituir sociedades destinadas a la ejecución conjunta de proyectos de cogeneración. El proyecto con Hermes en la Refinería Miguel Hidalgo, en el estado de Hidalgo, consiste en una planta de cogeneración con capacidad de producir 638 megawatts de energía eléctrica y mil 247 toneladas/hora vapor, así como suministrar energía al Sistema Eléctrico Nacional, con una inversión de 820 millones de dólares.

En los mercados emergentes, CERREY es hoy la empresa número 1 en generación de energía con vapor, con presencia en más de 25 países. Ha creado 1,200 empleos directos y más de 25 patentes de tecnología propia.

Bajo el liderazgo del Ingeniero, una empresa quebrada se convirtió en uno de los líderes del sector a nivel internacional.

Diversificación y crecimiento

En 1978, México atravesaba tiempos complejos. Dos años antes se había registrado una devaluación que generó incertidumbre en la economía; muchos empresarios prefirieron no invertir y esperar hasta que las condiciones mejoraran. No fue el caso de Carlos Hank Rhon, quien decidió redoblar la apuesta con la creación de Grupo Hermes, un corporativo que permitiera impulsar a las compañías bajo su liderazgo, con la visión estratégica de aportar al desarrollo económico y social del país.

A lo largo de los años, Grupo Hermes integraría a empresas como Industrias CH, Aralmex, Purina, Taesa, Comcel o Hercel, en distintas áreas de la actividad económica. La premisa: diversificación. Desde telecomunicaciones hasta aerolíneas, de manufactura de autopartes a transporte de petrolíferos, el Ingeniero Hank Rhon ha mantenido la convicción de que es en la diversificación donde el empresario se prueba y garantiza la sustentabilidad de su proyecto. Con más o menos fortuna, la primera década de Grupo Hermes fue testigo de la actividad constante de su fundador en la incorporación de proyectos empresariales, la detección de oportunidades y la salida a tiempo, en los casos que se justificara.

Una clave fundamental de su éxito ha sido trabajar con los mejores. A lo largo de su trayectoria, Carlos Hank Rhon ha logrado establecer alianzas con empresas de renombre internacional como General Motors Corporation, Daimler- Benz, Mitsubishi Heavy Industries y BellSouth International. También ha participado en los consejos de administración de Banamex, la Bolsa Mexicana de Valores, Daimler-Benz, Pepsi, Mercedes Benz México, GRUMA y Banorte.

La expansión

El mismo año que fundaba Grupo Hermes, y con el mismo espíritu de diversificación, el Ingeniero constituía Interacciones Casa de Bolsa, semilla de Grupo Financiero Interacciones (GFI), hoy el mayor grupo financiero especializado en México.

En éste, como en otros casos, la oportunidad que tomó rindió sus frutos. Hank Rhon compró una casa de bolsa a la que apenas le quedaban 10 empleados, y aún con graves retos financieros la transformó en un negocio rentable.

Para 1992 se crea Grupo Financiero Interacciones, el cual, con una nueva regulación en vigor obtuvo una licencia bancaria al año siguiente y es así como en 1993 nace Banco Interacciones, sumándose a la casa de bolsa y a la firma de seguros que formaba parte del holding.

Años después, en 2001 se incorporaría la Sociedad Operadora de Fondos de Inversión, completando así al Grupo Financiero como se le conoce actualmente.

Banco Interacciones es la mayor institución especializada de México, con un modelo de negocio enfocado a entidades gubernamentales y proyectos de infraestructura; más del 90% de la cartera de crédito tiene como fuente de pago, primaria o secundaria, recursos provenientes del Gobierno Federal, lo cual la ubica en la mejor empresa en términos de calidad de activos, lo que se refleja en el menor Índice de Morosidad del sistema, por debajo de 0.50% en los últimos 6 años. Es así como hoy en día GFI es el segundo prestamista de crédito al sector gobierno en México con el 18% de participación de mercado y con un  ROE promedio de los últimos 6 años por arriba de 19%.

GFI ha sido reconocido por algunas publicaciones nacionales e internacionales como World Finance, Global Banking & Finance Review, The European, International Finance Magazine Awards, The Banker y Mundo Ejecutivo.

En 2013, Grupo Financiero Interacciones realizó una oferta pública accionaria por un monto de $3, 800 millones de pesos, a un precio de $61.00 pesos por acción; con ello pasó de 10% a 30% de acciones flotantes en el mercado accionario.

Para septiembre de 2014, la acción del Grupo (GFInter-O) registró un precio de $113.00 pesos por título, lo que significó un retorno de 90% a los inversionistas que habían creído en el Grupo al momento de la oferta pública.

De la creación del banco surgiría una nueva oportunidad. En 1997 La Peninsular y La Nacional, dos compañías constructoras que enfrentaban circunstancias difíciles, se sumaron a Grupo Hermes, con lo cual solventaron diversos créditos que tenían con Interacciones.

“Eran dos empresas mexicanas con una amplia trayectoria y un capital humano impresionante. Básicamente, las rescatamos de la quiebra y trabajamos a fondo en un modelo de negocio que les diera impulso en un ramo tan competido como es la infraestructura. Sabíamos que se podía crecer y lo logramos”, indica el Ingeniero Hank Rhon.

Las constructoras serían la base de Grupo Hermes Infraestructura (GHI), hoy una de las mayores compañías del ramo en México que ha participado en grandes obras del país, como la mega-autopista Durango-Mazatlán; el proyecto hidroeléctrico El Cajón, en Nayarit; o la construcción de presas como Cerro de Oro, en Oaxaca. GHI genera alrededor de 6,800 empleos directos.

Actualmente GHI tiene proyectos en 15 estados de la República Mexicana, entre ellos el primer tramo del Tren Interurbano México – Toluca y “Agua de Puebla para Todos” que atiende una población de más de millón y medio de habitantes dentro de la cobertura de servicio que oferta nuestro Grupo.

Entregar la antorcha

Carlos Hank Rhon ve la vida a partir de una metáfora deportiva: “La sucesión de generaciones es como una carrera de relevos. Unos dejan de correr y entregan la antorcha, para que los que siguen la lleven más allá. Es lo que estoy haciendo, finalmente, con Interacciones y Hermes”.

En efecto, en el 2000 su hijo Carlos Hank González se convirtió en Director General de Grupo Financiero Interacciones -cargo que dejó en octubre de 2014 y que ahora ocupa Carlos Rojo Macedo-, y en 2008 asumió la Dirección General de Grupo Hermes, la cual continúa dirigiendo.

Desde su posición como Presidente del Consejo de ambos grupos, el Ingeniero continúa como responsable de que las empresas cumplan con sus metas y objetivos, así como aprovechar las oportunidades de negocio que se presenten.

Uno de los grandes proyectos de los últimos años de Grupo Hermes es su incursión en la industria turística. En 2013, puso la primera piedra del Hotel Secrets Playa Mujeres, ubicado en el municipio de Islas Mujeres, al norte de Cancún, en alianza con AM Resorts, uno de los líderes mundiales en el sector. En noviembre de 2014 fue inaugurado y está trabajando al 100% de su capacidad.

Una Filosofía

“He trabajado toda mi vida con orden, entregando lo mejor de mí y con el mayor ánimo en cada proyecto, rodeándome de personas capaces que han contribuido al éxito de los Grupos, trabajando juntos con orgullo y confianza. Sin duda, la mayor satisfacción es ver crecer a mis colaboradores y que mejoren la calidad de vida de sus familias”.